domingo, 22 de febrero de 2009

Práctica 2: Las Redes Sociales a Examen

Esa nueva forma de relacionarse de los internautas llamada redes sociales o redes de amigos (Tuenti, Facebook, MySpace, hi5, Badoo, Match, Meetic...), han experimentado un ascenso considerable desde su nacimiento en 2001.

Y es ahora, sólo ocho años después cuando han alcanzado su mayor proyección y se espera quesigan creciendo de manera geométrica los próximos años.

Han conseguido una gran popularidad y un poder de difusión que no ha pasado desapercibido para los anunciantes. No obstante, Facebook cuenta con más de 175 millones de usuarios en todo el mundo.


Tuenti y compañía llegan a todo el espectro de usuarios de internet debido a que cada plataforma se dirige a un público determinado.

Los jóvenes de entre 13 y 25 años prefieren Tuenti, mientras que las personas de entre 25 y 45 años se decantan por Facebook para relacionarse.

Pero esto nos hace llegar a una cuestión: ¿Cómo regulan estos portales sociales toda la información que les proporcionan los internautas? ¿Cuál es la política de privacidad de los datos de estos millones de usuarios en un medio con un gran vacío legal como es internet?

Hace unos días saltaba la noticia de que un grupo de usuarios de Facebook se aliaron desde un blog para hacer retroceder a la plataforma por la nueva política de privacidad de datos que pretendía implantar.

Por lo visto ésta red se reservaba el derecho a utilizar el nombre, los comentarios y fotos subidas por cada usuario con cualquier finalidad. Incluso los perfíles borrados se archivaban para poder ser usados en un futuro.
La libertad total.

Facebook rectificó a tiempo antes de que miles de usuarios continuaran la campaña de desprestigio y borrasen sus perfiles.
Pero, ¿cómo se controla la información subida a estos portales?, ¿estamos ante una nueva base de datos mundial para las agencias publicitarias que les permitirá o permite ya conocer mejor nuestros gustos?

Cada espacio social cuenta con unas restricciones o condiciones de privacidad que se pueden activar desde el mismo momento en que nos registramos y creamos una cuenta.
Pero en la red sigue existiendo una impunidad absoluta.

Hace unos años un joven difundió fotos de su ex pareja desnuda en una de estas redes como venganza. El joven fue condenado a pagar por los daños morales. Pero, ¿cómo se frena el impacto y se impide que dichas fotos no lleguen hasta el último rincón del planeta en otro caso futuro?, además de ¿cómo se repara la imagen de la víctima?
¿cómo se protege al menor?

Se necesita una legislación muy precisa al respecto, que vele y proteja nuestros derechos en el ciberespacio.

Existen algunas teorías que afirman que en un futuro próximo, las empresas (que ya forman parte de dichas redes) seleccionaránn a su personal a través del currículum clásico y mediante un informe relacionado con la actividad del candidato en dichos portales.

Realidad o ficción, hay que tener cuidado de lo que subimos o de lo que escribimos en la red, pues todo puede ser y será utilizado en nuestra contra.

Pero no todo es malo a priori. El poder no es bueno ni malo, todo depende de cómo se use.
El impacto que éstas plataformas generan en sus usuarios influye después en el resto de la población que está en contacto con éstos.

Se generan temas de conversación, se promocionan películas con un nuevo "boca a boca", se denuncian sucesos como el maltrato de animales... se incentiva la búsqueda de desaparecidos que luego adquiere mayor dimensión cuando los medios de comunicación tradicionales los tratan para informar el resto de la población que no está conectada a la red.
.
"No hay moral en torno a la tecnología. La tecnología expande nuestras formas de pensar sobre las cosas, amplía nuestras formas de hacer las cosas." - Herbert Simon -
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.