miércoles, 8 de abril de 2009

Editorial: Denuncia - Peligro NUEVO BROTE DE GRIPE HOMÓFOBA

Escribo estas líneas con dolor, tristeza, rabia, indignación, incredulidad... porque siguen pasando cosas, acontecimientos, actos, hechos que parecían extinguidos y que al reapaecer cual enfermedad erradicada en siglos pasados me hace perder la fe en la sociedad, en la humanidad y en la idea de una España en la que tienen cabida todos.

No hablo ya de la desafortunadísima intervención que impartió en el Paranifo de la Universidad de Alicante el 31 de Marzo la titular de bioética de la Universidad de Murcia, Gloria María Tomás y Garrido. En donde afirmó, entre otras lindezas, que "todo lo que no fuera heterosexual era una aberración".






Los hechos son los siguientes:


Esta tarde yendo en el autobús un niñato por hacer la gracia con sus amigos ha hecho sentir mal a una persona utilizando la frase graciosa, en el contexto de la serie, que aparece en Los Simpsons "Loca tú, calva". Llamándole después maricón al señor que caminaba por la calle.


Lo grave no es el insulto, sino que un niño que tendría entre 12-14 años, supuestamente de una generación abierta, plural, acogedora de nuevas culturas, tendencias, arrastre todavía la carga de incomprensión, intolerancia y moralina de generaciones pasadas.


Siempre se ha dicho que los niños son crueles, que todos lo hemos pasado mal en el colegio, que para que sufra mi hijo que sufra el tuyo...bla, bla, bla...


Pero señor@s, si uno se tira por un puente, ¿tú vas y haces lo mismo? Si ves que todo va a mal, ¿dejas que todo siga su curso?



Son siempre las mismas excusas para no educar en valores reales a nuestros hijos o para no intentar ser mejores, porque pufff, cuesta mucho esfuerzo ser más amables con los demás, conciliadores, respetuosos, buena gente. ¿Verdad?


Según el Artículo 14 de nuestra Constitución "Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social."


¿Seguro que no es papel mojado?


Sigo teniendo la esperanza de que las futuras madres, que son las que realmente tienen el poder y que conocen y tienen amigos homosexuales, bisexuales y en menor medida transexuales, eduquen a sus hijos en el amor al prójimo, el respeto a diferentes formas de ser, de querer, en la riqueza de lo plural...


Ahora que estamos en Semana Santa, ¿os suena aquello de?: "Amaos los unos a los otros como yo os he amado".

2 comentarios:

  1. Hay que ver lo que se esfuerzan los pseudocíentíficos católicos en parecer totalmente ignorantes y palurdos. ¡Y hay que ver lo bien que les sale!

    Sin argumentos, sin sentido; una verborrea incoherente en la que intenta dar una ¿lección magistral? desde un punto de vista totalmente medieval.

    Desde luego, cuan asqueroso puede llegar a ser el ser humano. Y cuan asqueado me siento yo de él.

    Creo que hubo un hombre, al que esta caterba de sectarios dice venerar, que con el ejemplo, predicó el amor,la comprensión y la solidaridad más allá de todos los prejuicios sociales (véase aquella prostituta cuasilapidada). Menos hipocresía, menos miedo. Y si no, cállense y dejen vivir en paz al mundo.

    La gripe homófoba se pasa, como tantas otras cosas, leyendo.

    ResponderEliminar
  2. La Constitución en España sí es papel mojado. Matizo. No es papel mojado pero está hecha con un papel de mierda, al menos en los tiempos que corren. La homofobia es una constante en este país nuestro de pachanga y pandereta, el mismo del tinto de verano, las corridas de toro y las señoras con peineta llorando desconsoladamente ellas, pobres, por su cristo crucificado o su virgen mártir.

    Es lamentable que en un país democrático y civilizado como presuponemos que es éste haya un partido que acapara más de diez millones de votantes poniendo reticencias a una ley que otorga unos derechos elementales a los homosexuales. De hecho es lamentable que tal tema se lleve al parlamento dando por supuesto que los homosexuales, por su condición sexual, a efectos legales nimia, son diferentes. No es de extrañar por tanto que la juventud nos salga gilipollas y que por la calle niñatos engreídos de tres al cuarto intimiden verbalmente a quienes no han cometido ningún delito. Es comprensible todo esto, insisto, en el contexto de un país en el que la Iglesia católica está vergonzosamente mantenida por las instituciones del Estado. La misma Iglesia católica que organiza manifestaciones multitudinarias pro-familia cuando da a entender que, todo lo que salga de sus preceptos, es sacrilegio, pecado, infierno y demás habladurías.

    Decía el comentario anterior que la gripe homófoba se pasa leyendo. Estoy de acuerdo. El problema es que en España no se lee. El sistema educativo prima por notas y no por aprendizaje, es preferible estudiar de memoria a aprender, es preferible obtener un resultado matemático como es el aprobado a un resultado intelectual como es el aprendizaje. Un sistema que no incentiva ni al estudio ni a la lectura y que camina hacia atrás, situándose a la cola educativa de Europa tanto en lo escolar como en lo universitario. Bendito sea el día en el que la homofobia se cure en este retrógado país, leyendo. Temo que no estaremos aquí para verlo.

    Buen blog Eduardo, un saludo.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.